14 platos de comida típica checa

La República Checa es mundialmente conocida por su rica historia y su increíble cerveza. A la gente le gusta viajar al país para ver los majestuosos castillos, la arquitectura única y la encantadora capital del país, Praga. Comer como un local y conocer la comida tradicional de su destino es otra forma de entender mejor la cultura extranjera. Los checos adoran la carne y verás docenas de platos de carne en el menú. Aunque hay más, te mostramos algunos de los platos típicos de República Checa.

Palačinky (panqueques checos)

Palačinky (panqueques checos)

Cuando la gente piensa en qué comer en Praga, esto casi siempre está en lo más alto de la lista. Estos finos panqueques checos tienen un aspecto similar al de las crepes francesas, pero se preparan con un método de cocción y rebozado diferente. Típicamente enrollado y servido con rellenos como mermelada, fruta, crema o nueces, es una delicia ideal para aquellos que gustan de lo dulce.

Si lo que prefieres son las delicias saladas, opta por rellenos de carne, queso y espinacas para acompañar tu panqueque. Este delicioso bocadillo se puede encontrar fácilmente en los cafés del centro de la ciudad, así como en los carros de comida de la ciudad. Los veraneantes que viajan por Praga durante los períodos festivos también encontrarán el palačinky que se vende en los mercados de Navidad.

Tatarák (carne fresca picada)

Tatarák (carne fresca picada)

El Tatarák es carne fresca picada mezclada con yema de huevo y servida con un manojo de especias. Puede ser todo mezclado, pero es mejor pedir que se sirva por separado. De esta manera tendrás la carne en el centro del plato, y ajo, cebolla picada, sal, mostaza, pimienta, pimentón, pepino picado y ketchup o salsa Worcestershire a su alrededor. Mézclalo, experimenta con él a tu gusto, ponlo sobre pan frito, mézclalo todo de otra manera y te encontrarás deliciosamente ocupado durante al menos media hora.

Chlebíčky (sándwich de cara abierta)

Chlebíčky (sándwich de cara abierta)

El chlebíčky es un aperitivo común que se consume popularmente durante el desayuno o el almuerzo. Es una rebanada de sándwich, y encima se le agrega una gran variedad de ingredientes como huevo, salami, jamón, pepinillos y pepino.

Koleno (rodilla de cerdo)

Koleno (rodilla de cerdo)

Koleno no es un simple plato para probar, sino un espectáculo en sí mismo. Una vez que ordenes esta enorme rodilla de cerdo y te sirvan, por lo menos un par de otros visitantes la mirarán fijamente. Anteriormente marinado en cerveza oscura y hierbas, se asa y se sirve con el hueso dentro. La carne de sabor tierno se cae del hueso dejando la piel muy crujiente y un olor irresistible. Tendrá verduras en escabeche, mostaza, rábano picante y la mejor cerveza que se adapta a este plato.

Guláš

14 platos de comida típica checa 2

Guláš es un plato originario de Hungría, pero en República Checa es un alimento básico para los lugareños. La principal diferencia entre el gulasch checo y el húngaro es que el checo se prepara con más carne y menos verdura.

Para realizar el plato se utiliza carne de res (a veces pollo o cerdo) y se guisa la carne, se cubre con mucha salsa y se sirve con pan. Este pan es muy popular y se le llama Knedlíky. ¡Este plato gustará a todo el mundo (menos a los veggies)!

Vepřo knedlo zelo (cerdo con albóndigas y chucrut)

Vepřo knedlo zelo (cerdo con albóndigas y chucrut)

Vepřo knedlo zelo puede ser un reto para pronunciarlo, pero este es el único plato que uno no puede saltarse cuando está en la República Checa. Considerado como la comida del alma del país, este plato tiene una base de cerdo con albóndigas de pan y chucrut.

Grilované Klobásy (perritos calientes)

Grilované Klobásy (perritos calientes)

Grilované Klobásy es una comida callejera muy popular en República Checa. Son el equivalente a los hot-dogs, un panecillo con salchichas a la parilla servidas con una variedad de salsas. Básicamente podrás encontrarlos en cualquier lugar turístico, como en la Plaza de Wenceslao o las cercanías de la Plaza de la Ciudad Vieja.

Bramboráky (panqueques de patatas fritas)

Bramboráky (panqueques de patatas fritas)

Los bramboráky son deliciosos panqueques de patatas fritas doradas que pueden no ser el invento checo, pero son muy populares y pueden ser un pequeño aperitivo mientras esperas el plato principal.

Smažený sýr (queso frito)

Smažený sýr (queso frito)

Smažený sýr, es un queso frito que te recordará a los palitos de mozzarella. Servido con papas fritas a las que llaman hranolky y una salsa tártara picante, este plato es muy sabroso y apetitoso. Se puede encontrar fácilmente en los vendedores ambulantes de todo Praga, los turistas con un antojo de algo sabroso y crujiente se deleitarán con esta delicia.

Utopenci (salchichas de cerdo)

Utopenci (salchichas de cerdo)

Utopenci es otro aperitivo que va perfectamente con la cerveza. Las salchichas de cerdo se adoban en vinagre con cebolla, laurel, pimienta y hierbas y luego se comen frías con pan.

Svíčková (solomillo de ternera)

Svíčková (solomillo de ternera)

Svíčková na smetaně es un plato checo único y tradicional. Consiste en solomillo de ternera empapado en salsa de verduras y servido con una rodaja de limón, salsa de arándanos, crema y albóndigas de pan. Suena raro pero sabe bien.

Nakládaný hermelín (queso en escabeche)

Nakládaný hermelín (queso en escabeche)

El Nakládaný hermelín es un queso en escabeche servido con pimientos, cebollas, adobo y pan frito checo. Es muy cremoso, picante y delicioso.

Trdelník (dulce en un palo)

Trdelník (dulce en un palo)

Se envuelve masa en un palo de madera o metal y se asa a fuego abierto. Estos palos de masa de pastelería se recubre de azúcar o canela. Es un pastel tradicional de la cocina eslovaca, originario de la región de Transilvania (de habla húngara). No obstante, es una alimento muy popular en República Checa. Es común encontrarlo en puesto de comida callejera y es todo un espectáculo ver cómo los preparan.

Ovocné (albondigas de fruta)

Ovocné (albondigas de fruta)

El Ovocné knedlíky es un postre dulce checo que consiste en albóndigas de fruta fresca cubiertas con mantequilla, requesón o chocolate o azúcar en polvo. Sin embargo, los lugareños lo tratan como un plato para el almuerzo en lugar de como un postre.

Dime, ¿cuál es tu comida checa favorita? ¿Hay algún plato clásico checo que no esté incluido? ¡Háznoslo saber en los comentarios!

Sin comentarios

Dejar un comentario