Los 20 castillos de Portugal más espectaculares

Se suponía que era una lista de sólo diez castillos, pero en un país con cientos de fortificaciones, eso resultó ser imposible. A continuación le presentamos una selección de los 20 castillos o fortalezas más impresionantes de Portugal, muchos de ellos construidos hace más de un milenio por los árabes, y otros entre los siglos XII y XV para defender el país de las invasiones de otros reinos ibéricos. Muchos de estos edificios son más imponentes que bellos, pero todos son notables.

La mayoría son ahora ruinas de obras que alguna vez fueron magníficas, y muy pocas han sido restauradas para convertirse en posadas o espacios de museos. Un ejemplo excepcional lo encontramos en Óbidos, un castillo que hoy en día es una posada y en el que se celebran a lo largo del año varios eventos nacionales e incluso internacionales, como el mercado medieval o la fiesta del chocolate.

Castillo de Almourol

Hay varias leyendas sobre este castillo encantado, incluyendo una que dice que está encantado por una princesa. Sus cimientos son celtas y romanos, pero fue reconstruida por los templarios en 1171. De dieciocho metros de altura y con nueve torres, se encuentra en el centro de una pequeña isla en medio del río Tajo, rodeada de un ambiente romántico.

Castillo de Porto de Mós

Construido por los árabes y restaurado varias veces por los reyes portugueses a lo largo de los siglos, este castillo se alza sobre una colina sobre el pequeño pueblo de Porto de Mós. Cuenta con torres cónicas de color verde y una elegante logia añadida en 1420.

Castillo del Penedono

Este encantador castillo encaramado en las rocas se encuentra en un pequeño pueblo del norte del país. Con más de mil años de antigüedad, fue mencionado en un cuento medieval de doce caballeros portugueses que fueron a Inglaterra a competir en honor de doce damas inglesas.  El interior está vacío pero hay vistas maravillosas desde las paredes.

Castillo de Santa Maria da Feira

Se trata de uno de los monumentos medievales más completos del país. Se trata de un castillo de cuento de hadas que corona una colina en el pueblo de Santa Maria da Feira, construido en el siglo XI, rediseñado en el XV, y uno de los pocos que han sido bellamente restaurados en las últimas décadas.

Castillo de Guimarães

Símbolo de la fundación del Reino de Portugal, este castillo en la primera capital del país (la hermosa ciudad de Guimarães) tiene ocho torres almenadas. Se dice que fue aquí donde nació Afonso Henriques (el primer rey de Portugal), y la pequeña iglesia románica junto al castillo es donde fue bautizado.

Castillo de Alvito

Construida en 1482 en la tranquila ciudad de Alvito, fue la residencia de un noble, pero ahora puede ser el hogar de cualquiera que reserve una habitación en ella. Fue restaurado y convertido en hotel de la cadena Pousadas en 1993, y la fachada y el patio tienen ventanas manuelinas y moriscas.

Castillo de Viana do Alentejo

La provincia de Alentejo es conocida por sus pueblos adormecidos, pero Viana do Alentejo es más que adormilada – está a punto de convertirse en una ciudad fantasma. Ni siquiera aparece en la mayoría de las guías, a pesar de tener uno de los castillos más atractivos del país. Fue cuidadosamente restaurado en 2010, por lo que esperamos que empiece a atraer a algunos visitantes que se salen de los caminos trillados.
Construida en 1313 con torres cilíndricas, es una de las construcciones más destacadas del gótico tardío en Portugal, incluyendo una iglesia en el interior de las murallas con un portal manuelino bellamente tallado.

Castillo de Monsaraz

Este castillo cuenta con un pequeño pueblo medieval en su interior. Construida en el siglo XIII, sus paredes rodean casas increíblemente bonitas, todas pintadas de blanco. Por todas partes hay puertas y arcos góticos, y hay vistas impresionantes a su alrededor, especialmente desde la arena del patio.

Castillo de Évoramonte

Situado en el centro de una típica ciudad alentejana, este castillo del siglo XII está rodeado de «cuerdas» anudadas que simbolizan la familia real de Bragança. En su interior hay salas abovedadas, donde se mezclan los estilos gótico, renacentista y manuelino.

Castillo de Leiria

Este castillo corona la ciudad de Leiria y sirvió de residencia real en el siglo XIV. De estilo gótico en su mayoría, ofrece vistas de la ciudad desde una elegante logia.

Castillo de Óbidos

Este castillo árabe fue rediseñado en el siglo XII y es uno de los pocos del país que no se ha convertido en una ruina abandonada. Esto se debe a que ahora es un hotel muy romántico, y el pueblo que lo rodea es uno de los más bonitos y mejor conservados de Europa, atrayendo naturalmente a miles de visitantes.  El castillo presenta torres cilíndricas y cuadradas, e incluye la antigua mansión del alcalde con ventanas manuelinas, que ahora forma parte del hotel.

Castillo de Bragança

Construido en 1187, este castillo presenta ventanas góticas y una torre conocida como «Torre de la Princesa» por haber sido la prisión de la esposa de un duque que la acusó de adulterio y más tarde la hizo asesinar. En otra torre hay un pequeño museo militar, mientras que junto a ella hay una picota medieval sobre un antiguo cerdo de piedra utilizado en los ritos de fertilidad celtas.

Castillo de Sabugal

Este majestuoso castillo tiene una belleza austera, con una inusual torre del homenaje de cinco lados y un interior con techos abovedados adornados con escudos.

Castillo de los Moros

Las paredes de este castillo suben las colinas de Sintra a través de enormes rocas. Tiene un total de cinco torres y ofrece maravillosas vistas desde las murallas. Construido en los años 700, incluye una antigua cisterna y un parque romántico.

Castillo de Silves

Las primeras fortificaciones construidas en Silves fueron de los fenicios, luego de los romanos y finalmente de los moros, antes de que el rey Afonso III conquistara la ciudad y restaurara el castillo. Desde las murallas de arenisca roja se disfruta de unas vistas maravillosas del campo, que también rodean una impresionante cisterna medieval abovedada.

Torre de Belém, Lisboa

Esta hermosa fortaleza es una obra maestra de la arquitectura, con una ornamentación nunca vista en un edificio con fines militares. Sus elegantes balcones dan al río Tajo en el punto de partida de los viajes de Vasco da Gama y de otros exploradores portugueses.

Castillo de Marvão

Construido en 1299 en un sitio de incomparable belleza natural, este castillo incluye dos cisternas y un pequeño museo con armas. Sin embargo, el mayor atractivo es el espectacular caserío medieval que lo rodea.

Castillo de Alter do Chão

Este castillo medieval (construido en 1359) tiene un portal gótico, tres torres rectangulares, dos torres cilíndricas y un torreón de 44 metros de altura. Actualmente es uno de los ejemplos de arquitectura medieval mejor conservados del país.

Castillo de São Jorge

Construido por los árabes, las murallas y once torres de este castillo fueron restauradas en el siglo XX. Es uno de los monumentos más visitados del país, cuyo mayor atractivo son las impresionantes vistas panorámicas de la capital.

Castillo de Tomar

Este castillo de los Caballeros Templarios es uno de los monumentos más impresionantes de Portugal, ya que incorpora el Convento de Cristo, una obra maestra de la arquitectura manuelina clasificada como Patrimonio de la Humanidad.