Ecoturismo: definición, origen, historia, principios y beneficios

¿Qué es el ecoturismo? ¿Cómo funciona el sistema? ¿Por qué es importante? ¿Y cómo podemos, como viajeros, poner en práctica los principios básicos del ecoturismo? En los últimos años, el crecimiento del interés por el turismo responsable ha superado al del turismo tradicional de sol y playa por un margen cada vez más amplio. Algunos expertos estiman que el ecoturismo representa actualmente el 11,4% de todo el gasto de los consumidores, por lo que este tipo de preguntas se han vuelto cada vez más comunes. Y, a medida que continuamos viendo más impactos negativos del turismo masivo en destinos queridos de todo el mundo, las respuestas a estas preguntas serán cada vez más vitales.

El ecoturismo, un movimiento que comenzó a tomar forma en la década de 1980, es la palabra más antigua y comúnmente utilizada para describirlo. Palabras de moda más recientes de la industria incluyen turismo sostenible, turismo verde, turismo de naturaleza, turismo responsable, turismo ético, viajes conscientes, turismo a favor de los pobres, y muchos otros. Independientemente de cómo se llame, los conceptos centrales que estas filosofías comparten en común son que la industria del turismo en su conjunto debe adoptar prácticas más amigables con el medio ambiente, proteger el patrimonio natural y cultural de un destino y apoyar a las comunidades locales.

Con la designación de 2017 como el Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo por parte de las Naciones Unidas, este parece ser un buen momento para profundizar sobre lo que es el ecoturismo y por qué es importante para el futuro de los viajes. Aquí explicaremos la definición de ecoturismo, examinaremos su historia y evolución, exploraremos sus principios y beneficios fundamentales, y analizaremos 10 maneras en las que cada uno de nosotros, como viajeros responsables, podemos asegurar que nuestras aventuras tengan un impacto positivo.

La definición de ecoturismo

Ecoturismo: definición, origen, historia, principios y beneficios 2

Según el Oxford English Dictionary, la palabra ecotour fue registrada por primera vez en 1973, seguida por ecoturismo en 1982. Allí, la palabra se define como, «Turismo en áreas de interés ecológico (típicamente exóticos y a menudo amenazados ambientes naturales), especialmente para apoyar los esfuerzos de conservación y observar la vida silvestre. Con acceso a un ambiente en peligro controlado para que tenga el menor efecto adverso posible».

El ecoturismo fue tal vez mejor definido en 1990 por Megan Epler Wood, cofundadora de la Sociedad Internacional de Ecoturismo (TIES) y autora de seis influyentes libros sobre el tema. Su último libro, Turismo Sostenible en un Planeta Finito: Environmental, Business and Policy Solutions, se publicó en 2017. La definición original de Epler Wood (en la actualidad directora de la Iniciativa Internacional de Turismo Sostenible de Harvard) era más simple y directa. Ella describió el ecoturismo como: «Viajar responsablemente a áreas naturales que conservan el medio ambiente y mejoran el bienestar de la población local«.

En pocas palabras, el significado del ecoturismo es un viaje que tiene un impacto positivo tanto en la ECOlogía como en la ECOnomía de un destino dado. Un error que muchos cometen es asumir que el ecoturismo consiste en conservar la naturaleza y la vida silvestre por todos los medios necesarios. Pero si la estrategia de desarrollo turístico de un destino o de un negocio no proporciona activamente beneficios financieros concretos para los pueblos indígenas, no es verdaderamente ecoturismo.

Otras ONG, como The Center for Responsible Travel (CREST, cuya cofundadora, la Dra. Martha Honey, también se desempeñó como Directora Ejecutiva de TIES durante cuatro años), han ampliado el concepto de Epler Wood para ofrecer definiciones más profundas de ecoturismo. CREST define el ecoturismo como «Viajar responsablemente a áreas naturales que conservan el medio ambiente, sostienen social y económicamente el bienestar de la población local, y crean conocimiento y comprensión a través de la interpretación y educación de todos los involucrados (incluyendo el personal, los viajeros y los residentes de la comunidad)».

Otras organizaciones de viajes responsables pueden tener su propia visión de lo que es el ecoturismo, pero estas tres son las definiciones más significativas.

Breve historia del ecoturismo

Ecoturismo: definición, origen, historia, principios y beneficios 3

Los primeros orígenes del ecoturismo se remontan al programa Outing del Sierra Club. Lanzadas en 1901, estas expediciones anuales llevaban a los excursionistas al campo de Sierra Nevada para mostrar a sus miembros maravillas naturales, «para que esas personas pudieran convertirse en trabajadores activos en la preservación de los bosques».

El movimiento moderno comenzó a arraigar en el activismo ambiental de los años setenta. Algunas fuentes sugieren que el término ecoturismo fue acuñado originalmente por el arquitecto mexicano convertido en ambientalista Héctor Ceballos-Lascuráin. El usó la palabra para describir el viajar a áreas no perturbadas para poder disfrutar de su belleza natural y cultura.

En 1981 Ceballos-Lascuráin se convirtió en el presidente fundador de la Asociación Mexicana para la Conservación de la Naturaleza, la ONG mexicana más influyente en el campo de la conservación. En 1984 fundó la primera agencia mexicana de ecoturismo, ECOTOURS. Su libro de 315 páginas sobre Turismo, Ecoturismo y Áreas Protegidas fue publicado en 1996 por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Se desempeñó durante muchos años como Asesor de Ecoturismo de la UICN y de la Organización Mundial del Turismo de las Naciones Unidas.

Megan Epler Wood fue otra de las primeras en adoptar el movimiento ecoturístico. Ella era una joven bióloga de vida silvestre contratada por el fundador del Fondo Mundial para la Vida Silvestre (y ex director de la EPA) Russell Train a principios de los 80. Su equipo de estrellas en ese momento también incluía a Russell Mittermeier (ahora Presidente de Conservación Internacional) y Thomas Lovejoy, quien es conocido como el padrino de la biodiversidad.

«En la década de 1980, la idea del desarrollo sostenible era nueva», recuerda Epler Wood. «Hubo una gran conversación sobre cómo encontrar formas de beneficiar a la gente local que quería conservar las áreas naturales. Unos años más tarde, mi esposo y yo vivimos en Colombia con una beca Fulbright conjunta. [Nos dimos cuenta de que] la gente que visitaba la selva traía la mayoría de los beneficios que veían los lugareños».

Ecoturismo en los años 90 y más allá

Después de regresar a casa en 1988, Epler Wood produjo The Environmental Tourist para PBS. Empezó a presentar a las ONG conservacionistas un documental sobre ecoturismo que sería «la primera investigación global sobre cómo el turismo podría contribuir a la conservación de los recursos naturales y al bienestar local». Cuando ese proyecto perdió su financiación, ella aprovechó sus contactos y fundó la Sociedad Internacional de Ecoturismo. El objetivo de la organización era contribuir al desarrollo del ecoturismo como herramienta viable para la conservación, la protección de la diversidad biocultural y el desarrollo comunitario sostenible.

Epler Wood dejó TIES en 2002 para fundar su propia empresa de consultoría. Fue reemplazada por la Dra. Martha Honey, la veterana periodista/historiadora que escribió el libro seminal, Ecoturismo y Desarrollo Sostenible: Who Owns Paradise? en 1999. Fue Directora Ejecutiva de la organización de 2003 a 2006, y finalmente fundó el Center for Responsible Travel en Washington, DC.

En una conferencia que realizó la Dra. Honey, TBEX Travel Blogging Conference en Cancún, México 2014, se le preguntó acerca de los cambios que ha visto en la industria del ecoturismo en los últimos 20 años, la Dra. Honey insistió en que eran positivos en su mayor parte. «El movimiento Slow Food, la agricultura orgánica, la filantropía de viajes, la preocupación por el tráfico de seres humanos y el abuso sexual infantil, el comercio justo, las compensaciones de carbono y el bienestar de los animales son ramas del árbol original».

En los últimos 30 años ha habido muchos otros iconos del ecoturismo, desde Jonathan Tourtellot (Destination Stewardship Center de NatGeo) y Jeff Greenwald (fundador de Ethical Traveler) hasta la autoridad de ecodiseño Hitesh Meta. En la actualidad, el ecoturismo es considerado uno de los sectores de más rápido crecimiento en la industria del turismo (alrededor del 5% anual), representando alrededor del 6% del producto interno bruto mundial. A pesar de que el mercado del turismo tradicional se estancó, el pronóstico mundial de la OMT preveía un rápido crecimiento de la industria del ecoturismo durante la próxima década.

Principios del ecoturismo

Ecoturismo: definición, origen, historia, principios y beneficios 4

El ecoturismo consiste esencialmente en reunir a los conservacionistas de la naturaleza y la vida silvestre, a las comunidades locales y a la industria de viajes responsables para asegurar un desarrollo centrado en la sostenibilidad a largo plazo y no en los beneficios a corto plazo. El objetivo es desarrollar alojamientos, actividades y atracciones turísticas que beneficien a todos los involucrados: la flora y fauna local, la población local, las partes interesadas de la industria turística y los viajeros por igual.

Con esta misión en mente, la industria del ecoturismo ha desarrollado colectivamente una serie de principios rectores fundamentales en las últimas décadas. Aunque la regulación y la acreditación internacional han seguido siendo difíciles de alcanzar, estas directrices proporcionan un plan general para el desarrollo del turismo responsable. Muchos de estos principios se alinean con los del Consejo Mundial de Turismo Sostenible, que desarrolló una extensa lista de criterios para destinos, hoteles y operadores turísticos sostenibles.

Principio 1: Crear conciencia ambiental y cultural

La educación es un aspecto clave de las iniciativas de ecoturismo, tanto para los locales como para los visitantes. La mayoría de estos esfuerzos se centran en mejorar la concienciación, sensibilizar a la gente sobre cuestiones medioambientales y animarles a ser conscientes de su impacto en los lugares que visitan.

Algunos operadores turísticos crean programas de educación para la conservación para las escuelas locales. Muchos ofrecen guías interpretativos, naturalistas y conferencistas invitados para ayudar a los viajeros a profundizar la comprensión de sus experiencias.

Las interacciones inmersivas con las culturas locales también son cada vez más comunes. Estas experiencias a menudo enfatizan la interacción más que la relación típica entre el intérprete y el público con los visitantes.

Principio 2: Diseñar y operar tours ecológicos de bajo impacto

¿Recuerda el viejo refrán ambiental: «Sólo toma fotos, sólo deja huellas»? La industria del ecoturismo actual se esfuerza por dar un paso más allá. El enfoque se centra en la sostenibilidad, minimizando la huella de carbono negativa que los viajes suelen dejar en el medio ambiente. Pero en estos días el objetivo general es crear un impacto positivo, en lugar de meramente neutro.

Desde el uso de fuentes de energía alternativas y la garantía de que todos los materiales de construcción son de origen local hasta la limitación del tamaño de los grupos de ecoturismo, se debe considerar conscientemente la posibilidad de asegurar un bajo impacto en todas las etapas, desde el desarrollo hasta la implementación.

Principio 3: Proporcionar beneficios financieros para la conservación

La idea de utilizar los ingresos generados por el ecoturismo para ayudar a financiar la conservación de la naturaleza y la vida silvestre no es nueva. De hecho, se remonta a más de 100 años atrás, a la creación del Servicio de Parques Nacionales de los Estados Unidos.

Denominado por el documentalista Ken Burns como «La mejor idea de Estados Unidos», este concepto se ha aplicado desde entonces a más de 6.000 parques nacionales en casi 100 países de todo el mundo.

Cuando se gestiona adecuadamente, el ecoturismo puede ayudar a proporcionar una alternativa generadora de ingresos a la urbanización, la deforestación, la agricultura insostenible y la caza furtiva. Y aunque los críticos afirman que el ecoturismo a menudo no cumple su promesa, estudios científicos recientes continúan ilustrando sus beneficios para la conservación.

Principio 4: Proporcionar beneficios financieros a la población local

Los críticos también han señalado que algunas iniciativas de ecoturismo han creado más problemas para la población local de los que resuelven. Los programas mal administrados pueden conducir a conflictos por la tierra y los recursos, a una distribución injusta de las ganancias y a la explotación cultural.

Esto es lo que sucede cuando el fenómeno conocido como «lavado verde» -la desinformación diseminada por una organización para presentar una imagen pública ambientalmente responsable- levanta su fea cabeza.

El verdadero ecoturismo DEBE proporcionar beneficios financieros a la población local, ya sea a través de medios directos (tours, tarifas de admisión y donaciones) o indirectos (tales como impuestos sobre los viajes o el alojamiento). Por lo general, funciona mejor cuando hay una escala menor, un crecimiento más lento y una mayor participación de las comunidades locales en todas las etapas del proceso de desarrollo del turismo.

Principio 5: Apoyar los derechos humanos

Las iniciativas de ecoturismo siempre deben esforzarse por apoyar los derechos humanos, el empoderamiento económico y los movimientos democráticos en un destino determinado.

Además de aumentar la conciencia sobre los problemas sociopolíticos y ambientales que enfrenta un destino determinado, las iniciativas de ecoturismo deben apoyar a las empresas locales y los derechos de los habitantes indígenas a controlar sus tierras y bienes.

Este principio es posiblemente el más problemático y polémico. ¿Deben las empresas turísticas o los viajeros boicotear un destino determinado debido a abusos de los derechos humanos o al trato injusto de su población indígena? En muchos casos, estos boicots no castigan a los poderes -que son casi tan duramente como los locales que dependen en gran medida de los ingresos del turismo para sobrevivir.

Cómo ser un ecoturista

Ecoturismo: definición, origen, historia, principios y beneficios 5

Convertirse en un viajero más responsable es la mejor manera de asegurar que sus aventuras sean positivas para la gente local y el planeta. Cuando se aplican los principios básicos del ecoturismo, se puede estimular el crecimiento financiero en los países en desarrollo, fortaleciendo la economía mundial. Individualmente, una persona que da estos pequeños pasos hacia la ecología no parece tener mucho impacto. Pero si todos damos pasos sencillos para ser más conscientes de nuestras elecciones, colectivamente podemos hacer un mundo de diferencia. ¡Veamos cómo ser un ecoturista!

Equipaje ligero

Aligerar su carga ahorra dinero en cargos de equipaje y aumenta la eficiencia de combustible del avión. Empaque artículos que se puedan lavar en el fregadero y que sean de secado rápido para que se puedan usar varias veces durante su viaje.

Ahorrar agua

Tome duchas más cortas, cierre el grifo mientras se afeita y se cepilla los dientes, y reutilice las toallas durante varios días. Y NUNCA use la lavandería del hotel, ya que normalmente lavan la ropa de cada huésped por separado, incluso si sólo hay unos pocos artículos.

Ahorrar energía

Cuando salga de la habitación del hotel, apague las luces, la calefacción, el aire acondicionado y la televisión. Considere dejar el letrero «No molestar» en la puerta para que el personal de limpieza no limpie su habitación todos los días. Esto ahorrará en los suministros de limpieza química y en la electricidad de aspirar y lavar la ropa de cama.

Reducir, reutilizar y reciclar

Tome una botella de agua sin BPA que pueda rellenar, use sólo una barra de jabón para el lavabo y la ducha. Devuelva los folletos y mapas una vez que haya terminado de usarlos, y guarde su basura hasta que encuentre un lugar para reciclarla.

Comprar productos locales

Buscar artesanos indígenas y aprender sobre su oficio. Cuando estuvimos en la Riviera Maya cerca de Cobá, vimos toneladas de arte en línea de montaje. Pero en vez de eso, terminamos comprándole a un hombre que enseñaba a los niños locales y a los turistas el antiguo oficio de la alfarería maya y distribuíamos las ganancias equitativamente entre las familias de su pueblo.

Dejar sólo huellas

Siga los senderos marcados para evitar dañar la flora nativa, y considere llevar una bolsa para recoger la basura a lo largo de su viaje. No sólo es una gran manera de ayudar a mantener el aire libre hermoso, sino que también protege la vida silvestre que podría comer o enredarse en la basura.

Ser un viajero y no un turista

Tómese su tiempo para sumergirse en la música, el arte y la cocina locales. Acepte las diferencias culturales que lo hacen único. Conozca a los lugareños y cómo ven la vida. Usted podría sorprenderse de las cosas que aprende cuando abre su mente a nuevas ideas!

Honrar las tradiciones locales

Algunas culturas tienen tradiciones muy diferentes a las suyas. En algunos países musulmanes se prohíbe a las mujeres mostrar su piel. Para algunos, ser fotografiado como si te hubieran robado el alma. Entiende y respeta estas tradiciones, o corre el riesgo de ofender a la gente cuya cultura estás allí para experimentar.

Retribuir

Los países en desarrollo necesitan urgentemente las necesidades básicas que la mayoría de la gente da por sentadas. Viajar te da una experiencia única que permanece contigo por el resto de tu vida. A cambio, considere dar algo a cambio, como llevar útiles escolares en giras en las que sepa que va a interactuar con la gente local.

Comprar con consciencia

Lee las etiquetas y haz preguntas como «¿De qué está hecho este artículo?» En todo el planeta la gente vende artículos hechos de maderas duras no sostenibles, especies en peligro de extinción y artefactos antiguos. Puede que en su país esté bien venderlos, pero aún así puede votar con su billetera y negarse a comprarlos.

Beneficios del ecoturismo

Ecoturismo: definición, origen, historia, principios y beneficios 6

Creemos sinceramente que el ecoturismo es simplemente una mejor manera de viajar. He aquí una mirada a cómo este enfoque transformador de los viajes beneficia la conservación, aumenta la comprensión intercultural y, en última instancia, convierte a los viajeros en defensores del medio ambiente:

Beneficios para la vida silvestre

Para ver cómo el ecoturismo beneficia a la naturaleza y a la vida silvestre, veamos especies en peligro de extinción como los elefantes africanos. El marfil de los colmillos de elefante vale 1500 dólares la libra en el mercado negro, lo que ha llevado a un aumento dramático de la caza furtiva.

Pero los elefantes valen 76 veces más vivos que muertos. Si consideramos los ingresos de los tours de fotografía de vida silvestre, los campamentos de safaris de lujo y otras ofertas de ecoturismo, ¡un solo elefante vale $1.3 millones en el transcurso de su vida!

Otras especies muy cazadas furtivamente, como los leones y los rinocerontes, han demostrado ser igualmente valiosas vivas. El ecoturismo ofrece una alternativa a largo plazo a la explotación, generando ingresos sostenibles y asegurando una mejor salud general del ecosistema.

Beneficios para el medio ambiente

Las reservas naturales y los parques nacionales ayudan a prevenir la deforestación y la contaminación, al tiempo que protegen el hábitat de las especies endémicas.

Los ingresos que proporciona el ecoturismo pueden ayudar a reemplazar las ganancias de prácticas de explotación como la minería o la agricultura de talar y quemar. También puede ayudar a garantizar la viabilidad financiera a largo plazo de la zona.

Los guías naturalistas también ayudan a los viajeros a comprender el valor de un ecosistema prístino y les enseñan la importancia de la conservación. Esto, en última instancia, ayuda a crear una legión de viajeros más atentos y conscientes.

Beneficios para la población local

Cuando se gestiona adecuadamente, el ecoturismo puede ofrecer a la población local fuentes de ingresos alternativas. En países ricos en vida silvestre como Ruanda, los antiguos cazadores furtivos son a menudo empleados como guías o rastreadores, aprovechando sus conocimientos sobre los animales y su hábitat.

En Costa Rica, el desempleo ha caído a menos del 10% desde que el país comenzó a construir su infraestructura ecoturística en la década de 1970. El país goza ahora del más alto nivel de vida de América Central. Involucrar a las comunidades locales en la gestión del turismo las empodera al asegurar que se reinviertan más ingresos a nivel local. El ecoturismo también ofrece a los pueblos indígenas la oportunidad de permanecer en tierras ancestrales, conservarlas y preservar la cultura tradicional.

Beneficios para los viajeros

En palabras del Secretario General de las Naciones Unidas, Talib Rifai, el Año del Turismo Sostenible proporcionó «una oportunidad única para avanzar en la contribución del sector turístico a los tres pilares de la sostenibilidad -económico, social y medioambiental-, al tiempo que aumentaba la concienciación sobre las verdaderas dimensiones de un sector que a menudo está infravalorado». Claro, ser un viajero responsable requiere un mayor nivel de compromiso para ser consciente y estar atento al impacto que tenemos en los destinos que visitamos. Pero el ecoturismo también nos ofrece experiencias increíbles y transformadoras, permitiéndonos desarrollar relaciones personales más estrechas con la naturaleza, la vida silvestre y la gente local que encontramos durante nuestras aventuras.

Sin comentarios

Dejar un comentario