18 lugares que ver en Lisboa

Un ambiente de gran ciudad enmarcado en pintorescos barrios antiguos en la costa atlántica: Lisboa es definitivamente una de las ciudades más bellas y animadas de Europa. La capital de Portugal cuenta con una historia llena de acontecimientos y encanta con una actitud única ante la vida y fantásticas vistas.

En este artículo, haremos un recorrido completo por los barrios de Lisboa, donde se esconden muchos lugares mágicos. También te daré más consejos -como el alojamiento y los hoteles- para tu estancia en Lisboa y te mostraré que no tienes que ir hasta América para ver un trozo de San Francisco y Río de Janeiro.

Los mejores lugares de interés que ver en Lisboa

Lisboa está repleta de edificios impresionantes. Para explorar la metrópoli portuguesa a tu aire, debes planificar entre cuatro y cinco días. Si quieres hacer una excursión o simplemente sumergirte en la vida de los lugareños, también puedes pasar una semana entera en la ciudad. Sigue leyendo para descubrir los lugares de interés que ver en Lisboa.

0. Baixa – El centro especial de Lisboa

Nuestro recorrido por la ciudad comienza con una visita al barrio de la Baixa («ciudad baja»), que quedó casi completamente destruido por un fuerte terremoto en 1755. En los años siguientes se reconstruyeron los edificios y monumentos a prueba de terremotos y hoy impresionan con su imponente arquitectura neoclásica.

El corazón de Lisboa te invita a pasear y a entretenerte con sus numerosas tiendas, cafés y restaurantes. Sin duda puedes esperar un ambiente único, innumerables actividades y muchos lugares hermosos.

1. Rossio

18 lugares que ver en Lisboa 1

Cuando visites la Baixa, seguramente pasarás por el Rossio. El nombre oficial de la plaza es Praça Dom Pedro IV, pero desde la Edad Media se llama Rossio, que significa «campo sin habitantes» y proviene del hecho de que la plaza estaba situada en un campo abierto.

Hoy en día, es un importante punto de encuentro y tráfico con su estación que merece la pena ver. Aquí también salen los trenes a Sintra, pero más adelante hablaremos de ello. En uno de los muchos pequeños cafés puedes observar el ajetreo.

Para todos los amantes de la comida, aquí hay un consejo de iniciados: Beira Gare ofrece platos tradicionales como los salgados (bolas de masa frita, normalmente rellenas de carne o pescado) y es bueno para el estómago además de para la cartera. (Dirección: Praça Dom João da Câmara 4, horario de apertura: De lunes a sábado de 6:00 a 14:00 h., domingo cerrado).

La plaza adquirió su aspecto actual en el siglo XIX. En medio del Rossio, llama la atención la estatua de bronce de 23 metros de altura del rey portugués Pedro IV, que dio nombre a la plaza. Las dos fuentes de bronce francesas también datan del siglo XIX. Por cierto, en el lado norte del Rossio se encuentra el Teatro Nacional Dona Maria II que fue destruido por un incendio en el año 1964 y reconstruido fielmente.

Durante una visita al Rossio, también debes prestar atención al suelo: El patrón ondulado de ladrillos blancos y negros es un bello ejemplo de la llamada calçada, el típico pavimento de mosaico portugués que encontrarás más a menudo en Lisboa. En este caso, es una reminiscencia de la época dorada de la navegación. ¡Ten cuidado de no marearte!

2. Praça da Figueira

18 lugares que ver en Lisboa 2

A sólo una fila de casas se encuentra la segunda plaza importante de la Baixa, la Praça da Figueira. Se construyó en 1755 en el emplazamiento del Hospital de Todos los Santos y se convirtió rápidamente en un mercado central. Hoy en día, todavía puedes disfrutar de muchas especialidades locales en el Mercado da Baixa. (Dirección: Praça da Figueira 6D, horario de apertura: todos los días de 9 a 21 h)  

También merece la pena desviarse a la Praça da Figueira, sobre todo para los más golosos: Detrás del número 18 está la Confeitaria Nacional, la panadería más antigua de Lisboa, donde puedes disfrutar del delicioso Bolo Rei – pastel de frutas confitadas. ¡Bom apetite! (Dirección: Praça da Figueira, 18 B, horario de apertura: De lunes a jueves de 8 a 20 horas, viernes y sábado de 8 a 14 horas, domingo de 9 a 14 horas).

Por último, echa un vistazo a la estatua de bronce con la estatua ecuestre del rey João I en el centro de la plaza.

3. Elevador de Santa Justa

18 lugares que ver en Lisboa 3

Continúa hasta una vista que te impresionará desde lejos: el Elevador de Santa Justa. El ascensor de hierro de 45 metros de altura, decorado en estilo neogótico, fue construido en 1902 y conecta la Baixa con el barrio más alto, el Chiado. Una proeza de la ingeniería, ¿no crees?  

Dos cabinas históricas de madera decoradas con herrajes de latón te llevan a las alturas. En el corto trayecto no se ve mucho más que los andamios, pero la vista desde la cima es aún más magnífica. Desde la plataforma de observación en el techo del ascensor, tienes la mejor vista del Castelo de São Jorge, así como de los tejados de la Baixa. A más tardar ahora me he enamorado de Lisboa.

  • Dirección: R. do Ouro, 1150-060
  • Horario de apertura del ascensor: 13, 14 y 15 de abril y de mayo a octubre todos los días de 7.30 a 23 h, de noviembre a abril todos los días de 7.30 a 21 h
  • Horario de apertura de la plataforma de observación: 13, 14 y 15 de abril y de mayo a octubre todos los días de 9 a 14 horas, de noviembre a abril todos los días de 9 a 14 horas
  • Entrada al ascensor: Viaje de ida y vuelta 5,30 euros (Consejo: Como el Elevador de Santa Justa forma parte del sistema de transporte público de Lisboa, se puede utilizar con un billete de un día del Carris).
  • Entrada a la plataforma de observación: 1,50 euros (sin usar el ascensor)

4. Praça do Comercio

18 lugares que ver en Lisboa 4

La Rua Augusta, un hermoso bulevar en el corazón de la ciudad, te lleva desde Rossio directamente a la Praça do Comercio, la tercera y posiblemente más imponente plaza de la Baixa. Antes de su destrucción por el devastador terremoto, aquí se encontraba el antiguo palacio real. En el puerto cercano se comerciaba con las mercancías de las colonias, de ahí el nombre de la plaza.

Después de 1755 adquirió su forma de U abierta al Tajo con largas arcadas y se convirtió en la sede de la aduana y la administración portuaria. Desde 1775, también se encuentra la estatua ecuestre del rey Dom José I, que fue uno de los reyes más impopulares de la historia de Portugal, pero que financió la reconstrucción de la plaza.

Hoy en día, lo máximo que se comercia en la plaza de 170 por 170 metros son las gafas de sol. Puedes descansar los pies en uno de los cafés de los alrededores, desde donde podrás contemplar el tamaño de la plaza y su ubicación en el Tajo.

Consejo para un buen lugar para hacer fotos: Desde el mirador del arco del triunfo Arco da Rua Augusta tienes una vista espectacular de Lisboa y del Tajo, especialmente al atardecer. (Horario: todos los días de 9 a 19 h, precio: 3 euros)

0. Alfama – un barrio encantador y lleno de historia

Desde la Baixa, nos dirigimos ahora a la Alfama, el barrio más antiguo de Lisboa. Las calles, tan pintorescas hoy en día, recuerdan un pasado oscuro: tras la retirada de los moros de Portugal, la Alfama perdió su importancia y se convirtió en un barrio pobre y rojo.

Hoy en día, no hay rastro de ello, ya que la Alfama se ha transformado en un moderno barrio de artesanos. Sin embargo, el distrito ha conservado su encanto original. Déjate llevar por el laberinto de callejuelas y tú también te convencerás de su especial encanto.

Te puede interesar:   14 lugares que ver en Guimaraes

A diferencia de la Baixa, este barrio se salvó en gran medida del terremoto de 1755, por lo que aquí puedes admirar algunos de los edificios más importantes de Lisboa.

En Alfama descubrirás muchos motivos fotográficos apasionantes

5. Catedral Sé Patriarcal

18 lugares que ver en Lisboa 5

Una de las principales atracciones de Alfama es la Catedral Sé Patriarcal (también Igreja de Santa Maria Maior). En el lugar donde antes había una mezquita árabe, la construcción de la iglesia se inició ya en 1147, lo que hace que la catedral sea la iglesia más antigua de Lisboa. Desde la fachada, recuerda un poco con sus dos campanarios a la iglesia de Notre-Dame de París, que se construyó aproximadamente en la misma época.

La catedral tiene principalmente elementos románicos y góticos, pero fue reconstruida varias veces a lo largo del tiempo. En el siglo XX, recibió un impresionante rosetón sobre el portal gótico, que representa las diferentes épocas del cristianismo.

También hay mucho que admirar en su interior. Merecen especial atención las tumbas góticas de mediados del siglo XIV, el belén de Navidad de 1766 y una pila bautismal del siglo XII en la que supuestamente fue bautizado San Antonio. También debes visitar la exposición arqueológica en los claustros anexos al este. (Horario de apertura del claustro: de lunes a sábado de 10 a 18 horas, domingo a partir de las 14 horas, de mayo a septiembre hasta las 19 horas, precio: 2,50 euros).

El tesoro de la catedral no sólo alberga joyas eclesiásticas, sino también el arca con las reliquias de San Vicente, patrón de Lisboa. Según la leyenda, dos cuervos velaron en el barco que transportó los restos a Lisboa. Por esta razón, el escudo de la ciudad de Lisboa también presenta dos cuervos en un barco. (Horario de apertura del Tesoro: de lunes a sábado de 10 a 17 horas, domingo cerrado, precio: 2,50 euros, en combinación con el claustro 4 euros).

  • Dirección: Largo da Sé
  • Horario de apertura: todos los días de 9 a 19 h
  • Entrada: gratuita

6. Miradouro de Santa Luzia

18 lugares que ver en Lisboa 6

En tu paso por la Alfama, no te pierdas la vista desde el Miradouro de Santa Luzia. El mirador te ofrece una vista espectacular de la desembocadura del Tajo y del mar de tejados de la Alfama.

El Miradouro es también un espectáculo en sí mismo: además de la magnífica panorámica, puedes admirar los hermosos azulejos de las paredes de la terraza y del muro de la vecina iglesia de Santa Luzia, que cuentan la historia de Lisboa antes del gran terremoto de 1755. Junto con las vistas, son un gran lugar para hacer fotos: tu Instafeed estará encantado. 

  • Dirección: Largo Santa Luzia.

7. Castelo de São Jorge

18 lugares que ver en Lisboa 7

Desde el Miradouro subimos una pendiente hasta el Castelo de São Jorge, otro de los puntos de interés, si no el más importante, de la Alfama. La fortaleza fue construida por los moros antes del siglo XI y reconquistada en 1147 por Alfonso el Conquistador, que fue el primer rey de Portugal que fundó el Reino de Portugal.

El castillo real se dedicó entonces al rey João a finales del siglo XIV. Desgraciadamente, el castillo no se salvó del terremoto de 1755, por lo que cayó en el olvido. No fue hasta el siglo XX cuando se redescubrió y se declaró monumento nacional en 1910.

Explorar el complejo de 6.000 metros cuadrados es una aventura muy especial, además de deportiva. No sólo podrás recorrer las antiguas defensas de la fortaleza, sino que también podrás ver excavaciones de la época árabe, romana y fenicia. Además, serás recompensado con una vista única del Tajo y de toda Lisboa.

Otro punto destacado es una excursión a la Torre de Ulisses, donde puedes ver una imagen de 360 grados de Lisboa a través de la cámara oscura. También merece la pena ver la Casa del Arco Puntiagudo del siglo XVII, con cinco arcos puntiagudos y una puerta tallada decorada con arabescos.

Asegúrate de llevar una cámara completamente cargada y mucho tiempo, porque aquí no faltan grandes oportunidades fotográficas y vistas.

  • Dirección: Rua de Santa Cruz do Castelo
  • Horario de apertura: De noviembre a febrero, de 9:00 a 18:00 h. (última entrada: 17:30 h.), de marzo a octubre, de 9:00 a 14:00 h. (última entrada: 20:30 h.), 1 de mayo, 24-26 de diciembre, cerrado.
  • Horario de apertura de la Cámara Oscura: de lunes a viernes de 10 a 16 horas, sábados y domingos de 10 a 13 horas, las visitas dependen de las condiciones meteorológicas.
  • Entrada: 10 euros (de 13 a 25 años 5 euros, mayores de 65 años y personas con discapacidad 8,50 euros)

8. Igreja de Santa Engrácia – Panteão Nacional

18 lugares que ver en Lisboa 8

Su cúpula puede verse desde muy lejos: La Igreja de Santa Engrácia es un imponente edificio barroco cuya construcción se inició en 1681. Sin embargo, la iglesia no se terminó hasta 1966, es decir, más de 300 años después. Por ello, todavía puedes admirar elementos arquitectónicos de distintas épocas.

En lo alto de las cuatro torres (nunca terminadas) hay un mirador desde el que se tiene una gran vista sobre los tejados rojos de la Alfama. En el interior, además del impresionante órgano, merece la pena ver las decoraciones de mármol de diferentes colores.

Tras su finalización, la iglesia se convirtió en el Panteão Nacional. Por eso, hoy en día puedes admirar las lápidas de portugueses famosos – entre otros de la cantante de fado Amália Rodrigues (por cierto, la única mujer en el Panteão Nacional). Quién sabe, tal vez un día el dios del fútbol Cristiano Ronaldo también encuentre aquí su última morada.

  • Dirección: Campo de Santa Clara
  • Horario de apertura: De abril a septiembre, de 10:00 a 18:00 (última entrada a las 17:40), de octubre a marzo, de 10:00 a 17:00 (última entrada a las 16:40), cerrado los lunes, así como el 1 de enero, el domingo de Pascua, el 1 de mayo, el 13 de junio y el 24 y 25 de diciembre.
  • Entrada: 4 euros (2 euros para estudiantes y mayores de 65 años)

9. Eléctrico 28E

18 lugares que ver en Lisboa 9

Después de tanto turismo agotador, tus piernas se merecen un descanso. Un paseo en el tranvía 28E es una forma estupenda de hacerlo, y una visita obligada para todos los visitantes de Lisboa, ya que mata dos pájaros de un tiro.

El viaje en un tradicional Remodelado amarillo -como se llaman los tranvías de los años 30- es una experiencia muy especial: el tranvía no sólo serpentea por las estrechas calles del casco antiguo, sino que también pasa cómodamente por muchos lugares de interés de Lisboa menos conocidos, como la Basílica da Estrela o el Parlamento portugués en Sao Bento. ¡Mantén los ojos abiertos y disfruta de la vista! Sin embargo, ten cuidado con los carteristas, sobre todo en un coche lleno de gente.

Para el recorrido con todo incluido, sólo tienes que subirte en la Alfama -por ejemplo, en el Miradouro de Santa Luzia- y montar hasta la última parada «Campo Ourique (Prazeres)», donde te espera una de mis vistas favoritas. Puedes encontrar el horario actual del Eléctrico 28E en la página web.

Consejo: Al igual que con el Elevador de Santa Justa, puedes utilizar el billete de un día para el transporte público o la Lisboa Card para viajar en el tranvía. Por cierto, como alternativa a la 28E, puedes tomar la línea 12E, que también utiliza vagones históricos y puede no estar tan llena).

10. Cemitério dos Prazeres

18 lugares que ver en Lisboa 10

Justo en la estación final de la línea de tranvía 28E se encuentra el Cemitério dos Prazeres, uno de mis consejos absolutos para ti. El cementerio se construyó en 1833 a raíz de una epidemia de cólera del mismo año en el lugar donde se encontraba un popular parque de excursiones. Probablemente de ahí viene su nombre, que se traduce como «cementerio de las delicias».

Visitar el cementerio es como hacer un viaje por una pequeña ciudad. Las impresionantes tumbas se asemejan a pequeñas y grandes casas dispuestas en damero a ambos lados de las aproximadamente 80 calles y avenidas. Aquí, la fugacidad se encuentra con el esplendor de los tiempos antiguos: Las criptas del siglo XIX situadas en la superficie recuerdan más a las iglesias y capillas que a las tumbas, y cuentan muchas historias apasionantes si las miras con atención.

Además de los ciudadanos de a pie, en el cementerio están enterradas muchas personalidades famosas, como indican los carteles de las tumbas. Pedro de Sousa Holstein, estadista y duque portugués, también hizo construir aquí la mayor tumba familiar de Europa. Inspirado en el diseño del Templo de Salomón y las pirámides egipcias, unos 200 miembros de la familia encuentran allí su última morada.

Te puede interesar:   24 mejores playas de Portugal

Como puedes ver, este cementerio es un lugar muy especial con una atmósfera muy especial. Por cierto, desde el muro occidental del cementerio tienes una gran vista del Puente 25 de Abril, así como de la estatua de Cristo, que son los siguientes puntos de interés en la agenda.

  • Dirección: Plaza São João Bosco 568
  • Horario de apertura: De octubre a abril, todos los días de 9 a 17 h, de mayo a septiembre, todos los días de 9 a 18 h.   
  • Entrada: gratuita

11. Ponte 25 de Abril

18 lugares que ver en Lisboa 11

Rojo, alto y majestuoso: el Puente 25 de Abril se inauguró en 1966 y es el tercer puente colgante más largo del mundo, con 2278 metros. Conecta el barrio de Alcântara con la ciudad de Almada, al otro lado del Tajo, y se puede cruzar tanto en coche como en tren.

El Ponte, como lo llaman los lugareños, tiene un gran parecido con el puente Golden Gate de San Francisco. La comparación es acertada: el puente fue construido por la American Bridge Company, que también construyó el puente de la bahía de Oakland, e incluso el acero fue importado de EEUU.

Las cifras también hablan por sí solas: 390.000 personas y 150.000 vehículos utilizan el puente cada día. También es un motivo fotogénico.

Por último, un dato curioso para todos los fans de 007: George Lazenby, alias James Bond, condujo por el Puente de 25 Abril en el año 1969 «Al servicio de su majestad».

12. Cristo Rei

18 lugares que ver en Lisboa 12

Encaramada en lo alto de la ciudad, la estatua del Cristo Rei es uno de los monumentos más famosos de Lisboa (sitio web). Para ser exactos, en realidad se encuentra en la ciudad de Almada, al otro lado del río Tajo, y es la séptima estatua de Cristo más alta del mundo, con 28 metros de altura. Debido a su base de 75 metros de altura y a su ubicación en una colina, tiene un aspecto muy elevado y poderoso.

Esta visita obligada también recuerda a otro espectáculo, la estatua de Cristo de Río de Janeiro. Esto se debe a que el entonces arzobispo de Lisboa quedó impresionado e inspirado por Río tras un viaje a Brasil y pidió que se construyera una estatua similar en Lisboa. Se decidió erigirlo como agradecimiento a Dios en caso de que Portugal se librara de la Segunda Guerra Mundial. El feliz acontecimiento se produjo y así, en 1959, tras diez años de construcción, se inauguró solemnemente la estatua de Cristo.

Hoy en día, no sólo es un importante lugar de peregrinación, sino también un destino de excursión que no debes perderte. Lo más destacado es, por supuesto, la plataforma de observación, desde la que tienes una gigantesca vista panorámica del horizonte de Lisboa, el Tajo y el Puente. Con algunas fotos ingeniosas, tal vez puedas engañar a algunas personas en tu país para que piensen que estás en San Francisco en lugar de en Lisboa.

Sugerencia: La mejor manera de llegar al Cristo Rei es en barco desde la terminal de ferry de Cais do Sodre, donde ya tendrás una gran vista de la estatua y del Puente 25 de Abril de camino a Cacilhas. Los horarios de salida respectivos se pueden encontrar en la página web. Desde Cacilhas puedes ir a pie o tomar el autobús 101 hasta la estatua. (Consulta el sitio web del proveedor de viajes para conocer los horarios actuales.

  • Dirección: Alto do Pragal, Av. Cristo Rei, 2800-058 Almada.
  • Horario: del 1 al 14 de julio y del 1 al 20 de septiembre de 9:30 a 18:45, del 15 de julio al 31 de agosto de 9:30 a 19:30, del 21 de septiembre al 30 de junio de 9:30 a 18:00.
  • Entrada: 5 euros (del 1 de julio al 15 de octubre 6 euros)

0. Belém – pura cultura y delicias culinarias

El barrio de Belém está situado a unos 6 kilómetros al oeste del centro de la ciudad y es fácilmente accesible en tranvía desde la Plaza del Comercio. La mayoría de los edificios fueron encargados por el rey Manuel I y aún hoy caracterizan el barrio, que apenas sufrió daños por el terremoto de 1755.

Además de los numerosos lugares de interés histórico y museos, aquí también puedes hacer algo bueno para tu estómago: Belém es el hogar de los mundialmente famosos Pastéis de Belém, pequeñas tartas de hojaldre con una crema pastelera y un increíble potencial adictivo. Tanto si eres un buitre de la cultura como si eres goloso, seguro que recordarás una visita a este distrito.

13. Mosteiro dos Jerónimos

18 lugares que ver en Lisboa 13

Probablemente el edificio más impresionante de Belém es el Mosteiro dos Jerónimos, que asombra a todos los visitantes con una longitud de más de 300 metros. En 1501 se inició la construcción del monasterio jerónimo por orden del rey Manuel I. Se financió principalmente con los impuestos sobre las especias importadas de África y Oriente.

Durante los casi 100 años de construcción, varios maestros de obras contribuyeron a su singular arquitectura. Además del estilo arquitectónico del llamado periodo manuelino, el Renacimiento también dejó su huella en el monasterio, que -como su nombre indica- fue donado a los monjes de la orden jerónima.

La fachada de piedra caliza ricamente decorada y el claustro del extenso complejo del monasterio son especialmente impresionantes. Aquí también puedes visitar las tumbas de los reyes, incluida la de Manuel I. Otros dos héroes nacionales están enterrados en la iglesia del monasterio de Santa María de Belém: El navegante Vasco da Gama y el poeta Luís de Camões.

Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1983, el Monasterio de los Jerónimos es una obra maestra arquitectónica sin igual.

  • Dirección: Plaza del Imperio
  • Horario de apertura: De octubre a abril, de 10:00 a 17:30 (última entrada: 17:00), de mayo a septiembre, de 10:00 a 18:30 (última entrada: 18:00), cerrado los lunes, así como el 1 de enero, el domingo de Pascua, el 1 de mayo, el 13 de junio y el 25 de diciembre.
  • Entrada: 10 euros (5 euros para estudiantes y mayores de 65 años)

14. Padrão dos descobrimentos

18 lugares que ver en Lisboa 14

El Padrão dos Descobrimentos (sitio web) está situado a orillas del río Tajo y puede traducirse como «Monumento a los Descubrimientos». El monumento se erigió en 1960 en el 500 aniversario de la muerte de Enrique el Navegante y simboliza una carabela dirigida por Enrique. Le siguen otros 32 importantes exploradores portugueses, como Vasco da Gama y Fernando de Magallanes.

También merece la pena subir en ascensor hasta la plataforma de observación, donde no sólo tendrás una magnífica vista del río Tajo, el Puente y la Torre de Belém, sino que también podrás maravillarte con el Monasterio de los Jerónimos en todo su esplendor.

Dirección: Avenida Brasilia
Horario de apertura: De marzo a septiembre, todos los días de 10 a 13 h (última entrada: 18.30 h); de octubre a febrero, de martes a domingo, de 10 a 18 h (última entrada: 17.30 h); cerrado el 1 de enero, el 1 de mayo y el 25 de diciembre. 
Entrada: 6 euros (jóvenes de 13 a 18 años: 3 euros, mayores de 65 años y personas con discapacidad: 5 euros)

15. Torre de Belém

18 lugares que ver en Lisboa 15

A pocos minutos a pie encontrarás la Torre de Belém, uno de los monumentos más famosos de Lisboa. Al igual que el Mosteiro dos Jerónimos, la torre es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1983 y fue encargada en 1515 por el rey Manuel I, que no vivió para ver su finalización en 1521.

El faro y la torre de vigilancia simbolizan la importancia de Portugal en aquella época como primera potencia marítima del mundo y durante mucho tiempo sirvieron de defensa contra los barcos enemigos. Cuando los españoles conquistaron Lisboa en 1580, se utilizó incluso como prisión y más tarde como aduana.

La Torre se erigió en su día sobre una formación rocosa en medio de la desembocadura del río Tajo, pero con el paso del tiempo se ha acercado a tierra y ahora se encuentra cerca de la orilla. El edificio es un impresionante ejemplo del estilo gótico manuelino y también muestra influencias moriscas. Por cierto, en el lado noroeste de la torre se encuentra la primera imagen europea de un rinoceronte, traída por marineros portugueses de su viaje a la India.

Además de la gran vista desde la cima, también puedes visitar los cuatro pisos de la torre de 35 metros de altura. Se utilizaron para diferentes fines: El primer piso alberga el Salón del Rey, ornamentado y ricamente decorado, mientras que los soldados eran destinados a la fría y sombría planta baja, que también servía de prisión y armería.

Como puedes ver, la Torre de Belém es un lugar lleno de historias apasionantes que también te cautivarán. Definitivamente, ¡deberías visitar este punto culminante!

  • Dirección: Avenida Brasilia
  • Horario de apertura: De octubre a abril, de 10:00 a 17:30 (última entrada: 17:00), de mayo a septiembre, de 10:00 a 18:30 (última entrada: 18:00), cerrado los lunes, así como el 1 de enero, el domingo de Pascua, el 1 de mayo, el 13 de junio y el 25 de diciembre.
  • Entrada: 6 euros (3 euros para estudiantes y mayores de 65 años)
Te puede interesar:   20 pueblos más bonitos de Portugal

16. Confeitaria Pastéis de Belém

18 lugares que ver en Lisboa 16

Nuestra última parada en Belém es la Confeitaria Pastéis de Belém, donde se hornean los famosos Pastéis de Belém desde 1837. Originalmente, la receta secreta procedía de los monjes del Mosteiro dos Jerónimos, que la transmitieron a una refinería de azúcar.

Estas deliciosas tartas se hacen con hojaldre y una cobertura de crema con canela o azúcar glas. Por cierto, en Portugal y en todo el mundo también se conocen como Pastéis de Nata.

La Confeitaria de Belém no es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, pero es al menos tan visitada como el monasterio. Aquí se venden 20.000 de estas pequeñas tartas dulces cada día. No es de extrañar: con el divino sabor de la crema de huevo sobre el crujiente hojaldre, te convertirás fácilmente en un reincidente.

  • Dirección: Rua de Belém 84-92
  • Horario: todos los días de 8 a 14 horas, cerrado a partir de las 19 horas los días 24, 25, 31 de diciembre y 1 de enero.

Excursión obligada a Sintra

Si tienes tiempo suficiente en tu equipaje, una excursión de un día a Sintra es siempre una buena idea. La pequeña ciudad al pie de la montaña del mismo nombre inspira con extraordinarios palacios, antiguos castillos y un paisaje pintoresco.

Desde Lisboa, la forma más cómoda de llegar a Sintra es el tren. Desde Rossio, el viaje dura unos 40 minutos y cuesta 2,25 euros. Puedes encontrar los horarios actuales en la página web del operador ferroviario.

17. Palacio Nacional da Pena

18 lugares que ver en Lisboa 17

Lo más destacado es la visita al Palacio Nacional da Pena, entronizado majestuosamente en una montaña. Probablemente el palacio más famoso de Portugal, fue construido a mediados del siglo XIX sobre las ruinas de un monasterio y fue habitado por la familia real hasta 1910.

Encanta con sus coloridas fachadas y la combinación de diferentes estilos arquitectónicos e inspiró a Luis II para construir el castillo de Neuschwanstein. Durante tu recorrido, disfrutarás de unas vistas espectaculares de la ciudad de Sintra, con vistas hasta Lisboa en los días soleados. El interior del siglo XIX también es impresionante.

No es de extrañar, pues, que el castillo de cuento -junto con el paisaje cultural que lo rodea y los demás palacios de Sintra- sea Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 1995. No hay que olvidar el parque del palacio, de 85 hectáreas, que invita a relajarse y ofrece un agradable cambio del ajetreo de la ciudad.

  • Horario de apertura: del 28 de marzo al 30 de octubre de 2020, de 9.30 a 20.00 horas (palacio hasta las 19.00 horas).
  • Entrada (sólo al parque): 7,50 euros (6,50 euros para niños y jóvenes hasta 17 años y mayores de 65 años)
  • Precio (Palacio y Parque): 14 euros (12,50 euros para niños y jóvenes hasta 17 años y mayores de 65 años)

18. Finca Quinta da Regaleira

18 lugares que ver en Lisboa 18

Otro punto destacado de Sintra es la finca Quinta da Regaleira. Terminado en 1910, está situado muy cerca del centro histórico de Sintra. Además del palacio y una capilla, encontrarás un gran parque con lagos, grutas, fuentes, puentes y un sistema de túneles subterráneos.

Otro consejo para una excursión de un día es Mafra. La ciudad está situada a 40 kilómetros al noroeste de Lisboa y alberga el impresionante Palacio Nacional.

Preguntas sobre que ver en Lisboa

Aunque Lisboa no sea tu primera opción para unas vacaciones en la playa, no tienes por qué perderte un día en la playa. Porque en los alrededores de la metrópoli portuguesa hay unas playas encantadoras.

Especialmente popular entre los surfistas es la playa de Carcavelos, por lo que también es muy frecuentada, sobre todo en verano. Sólo un poco más lejos están las playas de Estoril y Cascais. Puedes llegar a todos ellos en aproximadamente media hora en tren desde Lisboa.

Un poco más cerca aún está la Costa da Caparica. Al igual que Lisboa, el municipio está situado en la desembocadura del Tajo en el Atlántico, pero en la orilla opuesta, en una península. Se llama Península de Setúbal – y si exploras aquí, encontrarás playas naturales aún más desconocidas.

En Lisboa hay muchos pequeños bares y tascas donde puedes conseguir comida típica portuguesa a precios asequibles. Aquí tienes un pequeño resumen con algunos consejos:

  • A Tasca do Chico, en Bairro Alto, ofrece deliciosas tapas y caipirão -la versión portuguesa de la caipirinha-, así como música de fado los lunes y los miércoles a partir de las 21:00 horas, aproximadamente. ¡No hay nada más atmosférico que eso! (Dirección: Rua do Diário de Notícias 39, horario de apertura: De domingo a jueves de 19:00 a 14:00, viernes y sábado de 19:00 a 15:00).
  • La Ginja D’Alfama también es auténtica. En este pequeño local en el corazón de Alfama, además de las tapas portuguesas, puedes probar la ginja, el licor de cereza portugués. (Dirección: Rua de São Pedro 12, horario de apertura: de 10 a 14 horas, cerrado el martes).
  • Para todos los aficionados a los licores, la visita al bar A Ginjinha es imprescindible. La Ginja se creó en su día en este bar de barril y sigue siendo muy popular entre los lugareños. (Dirección: Largo São Domingos 8, horario de apertura: todos los días de 9 a 22 h)
  • También en la Baixa está la Tabuaria Do Paço, que sirve muchos platos deliciosos de pescado y marisco, por ejemplo el Polvo à Lagareiro – pulpo a la portuguesa. (Dirección: Rua da Alfândega 106, horario: 12.30-24h, cerrado el miércoles).

Los que acuden a los albergues están en buenas manos en el albergue Lookout Lisbon, que puntúa por su ubicación en el Bairro Alto y por el tradicional desayuno portugués incluido en el precio. Otra gran opción de bajo presupuesto es el albergue Home Lisbon, en el corazón del casco antiguo.

Los dos alojamientos Browns Downtown Hotel* y My Story Hotel Ouro* impresionan por su mobiliario moderno y elegante, así como por su ubicación en la Baixa. Una experiencia especial es pasar una noche en el Hotel Lisboa Carmo*, que te deleitará con sus lujosas habitaciones que incluyen una magnífica vista del casco antiguo de Lisboa.

Sin embargo, en Lisboa no sólo hay hoteles elegantes. Para un viaje con amigos, por ejemplo, el alojamiento en uno de los artísticos Art Stay Apartments Baixa* de Lisboa, que tienen incluso una terraza en la azotea, es una opción.

Entonces, ¿a qué esperas? ¡Lo mejor es reservar directamente!

Es probable que los viajeros internacionales lleguen al Aeroporto Humberto Delgado Lisboa. La mejor manera de llegar al centro de la ciudad desde el aeropuerto es tomar el metro. El metro de Lisboa te llevará al centro en aproximadamente media hora. Primero toma la línea roja y luego cambia a la línea verde o azul. Una de las paradas más céntricas es Baixa-Chiado.

Si es tu primera vez en el metro, tendrás que comprar una tarjeta recargable muy barata. Los precios son realmente asequibles, ya que el paseo en sí sólo cuesta unos 1,50 euros. Con la tarjeta Lisboa Card, es incluso gratis.

Probablemente conozcas el principio de otras ciudades. Con la Lisboa Card puedes utilizar el transporte público de forma gratuita. Por otro lado, tienes entrada gratuita a 29 monumentos y museos. Además, puedes ahorrar mucho dinero en muchas otras atracciones y también en restaurantes y cafés.

Por 20, 34 o 24 euros (cada uno válido para 24, 48 o 72 horas), la Lisboa Card merece la pena. Puedes encontrar más información en GetYourGuide.

  • La capital portuguesa tiene unos 500.000 habitantes
  • Lisboa fue fundada por los fenicios en el año 1200 a.C. y es la ciudad más antigua de Europa Occidental.
  • En 1755 grandes partes de la ciudad fueron destruidas por un fuerte terremoto.
    Lisboa también se llama «cidade das sete colinas» («ciudad de las siete colinas»).
  • En Lisboa se encuentra la Livraria Bertrand, la librería más antigua del mundo: ¡fue fundada ya en 1732!